Controlar los pedidos no significa tener un almacén, significa controlar el proceso. Seguro que conoces a Amazon, el marketplace que ofrece trabajar con su propuesta Fulfillment by Amazon (FBA) y que permite la venta de productos en su plataforma. Hay demasiado ruido en torno al concepto de vender en Amazon, de hecho muchos dicen que han desarrollado un «negocio» vendiendo en Amazon, pero hay un problema:

  1. Ignorar el hecho que Amazon controla el proceso de gestión de pedidos es grave.
  2. Esto significa, que tu producto a la venta en Amazon es un gancho para que Amazon (¡no tú!) recopile los datos del usuario
  3. Por lo tanto, te conviertes en una especie de «afiliado» o comisionista, pero quien realmente está construyendo su negocio, es Amazon

Cuidado, no estamos diciendo que vender en Amazon es un error. Pero vender exclusivamente en Amazon, sí que lo es.

Amazon, como muchos otros marketplace, controlan el ciclo de ventas completo, por lo que además, por política de privacidad, no tienes acceso a los datos de los usuarios, bueno, en realidad sí, pero solo para hacer entregas si los haces desde tu propio almacén.

¿Qué implica la falta de control de la gestión de pedidos?

  1. No obtener los datos de usuario y no crear un ciclo de ventas para el crecimiento a largo plazo
  2. No puedes generar upsells y cross-sells. Es decir, no tienes control sobre generar un incremento de ticket medio por pedido por ejemplo con accesorios adicionales al producto, ni puedes volver a vender al mismo usuario más producto en el futuro.
  3. No puedes analizar, ni hacer tracking del comportamiento de usuario para obtener feedback

No nos entiendas mal, Amazon no es el enemigo, pero hay que tener muy claro que es un canal adicional de venta, no es el único canal y no hay generar dependencia.

Control de datos de clientes desde Prestashop

Yo vendo un montón en Amazon…

Tomamos como ejemplo Amazon, pero es cierto que estamos hablando de canales externos similares. Si vendes un montón en Amazon, te felicito.

Eso sí, aunque la mayoría de emprendedores no cuentan sus malas experiencias, algunos sí lo hacen y por eso sabemos lo siguiente:

  1. Un producto en Amazon puede vender increíblemente bien hoy y dejar de vender mañana. ¿Por qué? Cambian el orden de los resultados de búsqueda constantemente, o lo que solemos llamar algoritmo.
  2. Además, cuidado, porque Amazon puede cerrar una cuenta de la noche a la mañana con un simple correo de «tu cuenta ha sido deshabilitada». ¿Cuando suele pasar esto? Cuando detectan que una serie de productos en concreto funciona tan bien, que sale a cuenta que el mismo Marketplace se encargue de vender, como decíamos, tienen el control del canal comercial.
  3. Otra opción es que detecten dicha oportunidad, y simplemente te utilicen para generar negocio propio. Esto ocurre cuando hay marcas relativamente fuertes. Un buen ejemplo son las pilas, Amazon vende sus propias pilas y en cada producto de marca como VARTA, DURACELL o ENERGIZER veréis la posibilidad de comprar pilas de AmazonBasics o como mínimo aparecerá en la sección de «Productos relacionados».

Amazon propone sus pilas de AmazonBasics al comprar Duracell

Marketplace, una fuente de ingresos adicional

Si has llegado hasta aquí es porque has entendido que vender en marketplace es una oportunidad de venta importante, pero no todo lo que reluce es oro. El control del stock, es un tema a tratar aquí, aunque ahora mismo no profundizaremos. Te dejamos con esta reflexión: ¿qué pasaría si Amazon cierra tu cuenta de la noche a la mañana? ¿Habías previsto un stock para dar salida únicamente en este canal?